Dieta para gastritis → Síntomas, causas, recomendaciones y alimentos

El post de hoy se lo queremos dedicar a las dietas para las gastritis. Pero para poder llegar a ella, primero será necesario que hagamos un recorrido sobre lo que es una gastritis, qué es lo que la provoca, ante qué situaciones aparece, y muchas otras cosas más que no podemos desconocer. En términos generales diremos que el tratamiento de una gastritis es una dieta, que se la conoce como dieta blanda. En ella hay ciertos tipos de alimentos que debemos incluir y algunos que será necesario mejor dejar de lado, al menos por un tiempo.
Si queres tener más información sobre todo esto, te proponemos que sigas leyendo porque a continuación te contamos toda la información sobre la dieta para la gastritis y muchos otros datos más sobre este cuadro que no podes dejar de saber.

Qué es una Gastritis 

Si queremos hablar de la dieta para la gastritis, lo primero que tenemos que saber es qué es una gastritis. Se denomina así al cuadro en el cual el revestimiento del estómago, es decir la mucosa gástrica que lo envuelve, se empieza a inflamar y esta inflamación lo que ocasiona es dolor en la zona del estómago, es decir en la parte de arriba de la panza, y muchas veces esto va acompañado con la sensación de náuseas y vómitos.

Los cuadros de gastritis en términos generales se dividen en dos de acuerdo a su duración.

Por un lado tenemos las gastritis agudas, en las cuales esta inflamación se da por un período corto de tiempo, a diferencia de las gastritis crónicas, que es el otro tipo, donde la inflamación y los síntomas asociados a ésta se prolongan por más tiempo, que pueden ser meses o incluso años.

LEER  Dieta para la Artritis Reumatoide: Los alimentos que hay que evitar

La gastritis además de generar este dolor, debido a la inflamación producida en el revestimiento del estómago, provoca que la persona esté inapetente, lo que le va sacando las ganas de comer, sobre todo porque luego de cada comida es común que la persona sienta un molesto malestar.

Síntomas y causas de la Gastritis

Respecto a los síntomas de la gastritis, debemos saber que ellos son muy amplios, y en este sentido cada persona puede tener síntomas diferentes. De todas maneras lo más común es que las personas que tienen una gastritis tengan un malestar generalizado en la panza o un dolor puntual en el estómago, y esto suele ir acompañado de la sensación de ardor, eructos, náuseas, vómitos y en algunos casos en las heces o vómitos puede hacer rastros de sangre.

En cuanto a las causas, no se identifica una única, sino que pueden haber muchas y muy diversas. Sin embargo, una de las causas principales de la gastritis tiene que ver con la infección causada por una bacteria denominada Helicobacter Pylori, que se va transmitiendo por el contacto de persona a persona. De todos modos es importante saber que en los países desarrollados, está bacteria puede haber infectado a la mitad de la población, pero sólo menos de la mitad desarrollan la gastritis y esto puede tener que ver con la influencia de factores ambientales o genéticos.

Pero además existen otros factores que pueden tener influencia en esta enfermedad y tiene que ver con ciertos hábitos de vida. En este sentido, causas de las gastritis pueden tener que ver con el consumo en exceso y habitual de alcohol, el fumar tabaco, comer comidas picantes o pesadas, la administración prolongada en el tiempo de ciertos medicamentos, como por ejemplo el ibuprofeno o la aspirina. Pero además puede incidir en el desarrollo de esta enfermedad las infecciones alimentarias y virales, trastornos autoinmines o bien situaciones de estrés o ansiedad fuerte, debido a que esto provoca un aumento en los ácidos gástricos lo que genera lo que se conoce como gastritis nerviosa.

LEER  Dieta para la Gripe: ¿Qué comer para aliviar los síntomas?

Es importante señalar que en la mayoría de los casos, la causa que genera una gastritis tiene que ver con una conjunción de distintos factores o situaciones. Es por esto que si una persona ya ha sufrido una gastritis lo que se recomienda es tratar de cuidar o evitar ciertas situaciones que podrían provocar una recidiva de este cuadro.

Dieta para la Gastritis

Una de los tratamientos principales para la gastritis tiene que ver con seguir una dieta y ciertos patrones alimentarios. En este sentido, la clave está en corregir algunas pautas de alimentación, con el fin de facilitar el proceso digestivo y dejar de lado alimentos excitantes o que generen irritación que podrían provocar malestares e indigestión.

Respecto a estas pautas, lo que se recomienda es tratar de hacer 5 comidas al día, para comer en forma fraccionada y evitar las comidas pesadas para evitar perjudicar la digestión. Es importante que la persona se tome su tiempo para comer, comiendo lento y masticando bien cada bocado de comida. Tampoco se recomienda cenar y luego irse a a dormir, sino dejar que haya un espacio entre la cena y la cama de 2 o 4 horas.
Por otro lado será necesario empezar a dejar de lado los alimentos o comidas con mucha grasa y en su reemplazo optar por comida más suaves, haciéndolas al horno, hervidas, en papilla, etc. También debemos evitar aquellos alimentos que sean fuente de sal o azúcar o que estén muy condimentados. A su vez, debemos evitar las comidas que sean o muy frías o muy calientes porque esto puede provocar irritación. Pero también debemos favorecer el consumo de frutas y verduras, ya que ellas son fuente de fibra, antioxidants y vitaminas B.

LEER  3 Hábitos alimenticios que ayudan a prevenir el cáncer de mama

Qué comer en la Dieta para la Gastritis

Respecto a los lácteos, lo que se recomienda es dejar de lado aquellos que sean ricos en grasa, como la leche entera, quesos curados, etc. En su lugar podemos elegir leches descremadas, yogures descremados y queso fresco. A medida que vayan mejorando, podes incluir algún flan como postre.

En cuanto a las verduras y hortalizas, en algunos casos las personas no logran tolerar bien verduras como el brócoli, el coliflor, el col, las alcachofas, pimientos, cebollas, ajos, tomate, etc. Además en caso de que se coman crudo, también podrían provocar malestar, por lo que siempre se recomienda cocerlos. Sobre las frutas, hay que evitar aquellas que no estén maduras o los cítricos, y priorizar las verduras en compota o al horno. En el caso de las legumbres, están aceptadas pero en cocciones suaves y lo ideal es quitarle la cáscara, debido a que tienen mucha fibra que puede generar malestar. El arroz y la papa suelen ser uno de los alimentos más aceptados, junto con las pastas y el pan blanco.

Sobre las carnes, siempre es mejor evitar las que son ricas en grasa, como la carne de ternera o los embutidos. En su lugar lo recomendable es optar por carnes blancas, como el pollo, pavo y de acuerdo a como vaya la tolerancia, se podría empezar a incorporar pescado blanco.

Y por último, sobre las bebidas, lo mejor será evitar las bebidas gasificadas, cola, el té, el café y empezar a elegir infusiones suaves, como melisa, romero, y siempre consumiendo en forma moderada. El líquido por excelencia en esta dieta será el agua aunque también se permiten los caldos suaves y sin grasas pero no los jugos frutales de cítricos.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *